Cuadrilla de Salvatierra - Aguraingo Eskualdea

logo CUADRILLA SALVATIERRA

Turismo y Patrimonio

Historia

Edad Moderna

Los parientes mayores y menores, aunque no habían conseguido sus objetivos de poder, conservaban sus señoríos. Este era el caso del conde de Salvatierra, Pedro López de Ayala, que en 1519 se rebeló contra Carlos I, aprovechando la sublevación de los comuneros, siendo vencido y apresado en 1521 y ejecutado posteriormente. Salvatierra recuperó entonces su condición de villa realenga, pero el futuro próximo no fue halagüeño. En efecto, en 1565 la peste volvió a asolar Álava. Por si fuera poco, en Salvatierra, al quemar las pertenencias y camastros de las víctimas de la enfermedad, como era costumbre, el fuego se descontroló y la villa ardió casi completamente.

Sin duda para su reconstrucción resultarían muy oportunos los caudales que comenzaban a llegar de la recién descubierta América. También lo serían para remodelar templos que, al gusto de la época, habían quedado obsoletos, realizar edificaciones nuevas, tanto civiles como religiosas, e invertir en obras de arte. Tal es el caso de la ermita de la Purísima Concepción de Ozaeta, construida a expensas del hijo del pueblo fray Juan de Luzuriaga, quien fuera Comisario General de la Orden Franciscana en Nueva España desde 1680. De América, llegan riquezas, pero también productos agrícolas que cambiarán la vida de la Llanada, como el tomate, el maíz y, sobre todo, la patata.

Esta etapa de relativa prosperidad ve su fin en el el siglo XVIII. Salvatierra y la Llanada son escenarios de revueltas por la carestía de subsistencias. Al final de ese siglo, la llamada Guerra de la Convención (1793-1795), durante la cual Euskal Herria es invadida por los revolucionarios franceses, inicia un periodo de guerras que durará siglo y medio.

Fotografía: escudo del Palacio Lazarraga en Zalduondo

Escudo del Palacio Lazarraga en Zalduondo