Cuadrilla de Salvatierra - Aguraingo Eskualdea

logo CUADRILLA SALVATIERRA

Turismo y Patrimonio

Historia

Alta Edad Media

La toma definitiva del poder en Hispania por parte de los visigodos, expulsados el año 507 de Aquitania por los vascones aquitanos (los wascones o gascones) y los francos merovingios, acabará de trastocar la vida de los vascones del sur de la cordillera pirenaica. En estos tiempos oscuros, la Llanada, como el resto de los territorios de la vertiente del Ebro de Euskal Herria, oscila entre el sometimiento visigodo y la esforzada libertad. De hecho, cuando el musulmán Tarik cruce el estrecho que lleva su nombre, Gibraltar, en 711, el rey godo Rodrigo se hallaba sitiando Pamplona. Por ello el Islam fue recibido por los vascones, al igual que por la mayoría de los hispanos sometidos por los godos, como una fuerza liberadora.

Bien pronto se cansaron los vascones de pagar tributo a los emires de Al-andalus. El año 824, asentados en la unidad conseguida en torno a su victoria sobre las tropas de Carlomagno en Roncesvalles el año 788, los vascones nombran a Eneko Arista rey de Pamplona. Comienza así una expansión del reino pirenaico, que llegará a su máxima extensión con el rey Sancho III el Mayor (1004-1035), conquistando territorios musulmanes originariamente vascones como la Rioja, o repoblando la antigua Autrigonia, hoy norte de Burgos.

La monarquía castellano-leonesa, que se considera sucesora de la visigoda, llevará a cabo una política expansionista que, a través de los años irá mordiendo pedazos del reino vascón, el cual a partir del rey García Ramírez (1134-1150) se denominará Reino de Navarra. Navarros era el nombre que los francos daban a los vascones que vivían de manera independiente.

En ese proceso de conquista castellana, la Llanada, junto al resto de la parte occidental del reino de Navarra, es anexionada a Castilla en 1200. Los reyes de Castilla fortalecen la artificial frontera así creada. En ese contexto Alfonso X convertirá la aldea de Hagurahin en la villa de Salvatierra, concediéndole fuero en 1256.

Fotografía: Ermita de San Julián y Santa Basilisa de Aistra

Ermita de San Julián y Santa Basilisa de Aistra